Archive for the ‘Haikus’ Category

Hojas rojas de otoño

Pálidas parecen las hojas
rojas del otoño ante las olas
verdes de los campos de arroz.

Autora: Kikusha-Ni, monja Budista condiscípula de Chiyo, cuyo nombre significa “choza de crisantemos”.

Anuncios

Un relámpago

Un relámpago
y el grito de la garza,
hondo en lo oscuro.

Admirable
aquel que ante el relámpago
no dice: la vida huye.

Autor: Bashô, en Sendas de Oku. El haiku rechaza la evidencia, por eso, como decía Chikamatsu, lo primordial no es decir de algo “es triste”, sino transmitir la sensación de tristeza. En la capacidad de sugerencia radica la belleza del haiku. De su breve relámpago se dirime la lentitud de la tormenta. (Citado -el poema y el comentario- en Hana o la flor del cerezo, de J. M. Rodríguez).

Silencio

Nadie habló,
el anfitrión, el huésped,
los crisantemos blancos.

Autor: Ryôta. El silencio es hermoso. Dejémos que pase por la blogosfera, pero sin instalarse en ningún espacio, fluyendo de aquí para allá, por momentos…

Luna llena

Miro la luna,
hoy se muestra redonda
¡y tan ufana!

Autor: Un botón lunático

el farol

Primer amor.
Se arriman al farol,
cara con cara.

Autor: Taigi (1709-1771). El haiku también puede ser amoroso. Me puedo imaginar la ciudad de Edo en el siglo XVIII, la oscuridad intacta de la noche sólo maculada por la luz de un  farol… y ellos se unen.

En octubre

En octubre
cayeron los días
como las gotas.

Autora: Sonámbula, pensando en el tiempo, y en cómo se va, y en a qué se le parece el tiempo cuando se va…

Haikus de otoño

Lluvia de otoño,
en el suelo, las hojas
se desperezan.

Vaga en el río
amarilla una hoja,
sin rumbo fijo.

En los viñedos,
de dulce agua preñadas,
las rojas uvas.

Autora: Botón. Que disfruta especialmente con cada color del otoño.