Archive for 27 enero 2008

El 30 de mayo de 2007…

… con diez días de anticipación, Botón y yo misma, Sonámbula, nos quitamos el sayo y nos lanzamos a un viaje en una pequeña barquita. Y aquí seguimos, en plena naturaleza. Nuestros remos son los versos y el viento que nos impulsa vuestras palabras, comentarios y lecturas silenciosas. A modo de resumen, aquí van unos breves datos. Con nuestro agradecimiento:

Estadísticas del blog

Vistas Totales: 14,674

Best Day Ever: 173

Totales

Posts: 130

Comentarios: 364

Añadimos últimamente algunos enlaces nuevos, que detallamos ahora por si pasaron inadvertidos en el menú lateral:

Contumaz e incorregible
kikesabate.blogspot.com

Jardín de los inmortales
http://es.geocities.com/jardindelosinmortales/

Poesía China
http://www.jornada.unam.mx/1999/04/11/sem-pescador.html

Actualización añadida el 3 de febrero gracias a Yiokun:

Letras en el camino
http://letrasenelcamino.blogspot.com

Mercado de pulgas
http://mercado-de-pulgas.blogspot.com

El alma del haiku
http://blogs.periodistadigital.com/elalmadelhaiku.php

Saludos 🙂

El colmo del cotilleo

Aquella noche de primavera
que pasé reclinada en tu brazo
sólo ocurrió, en realidad,
en un sueño, pero, ¡ay!, no por
ello dejan de hablar de mi.

Autora: Dama Suo. Sonámbula comparte con la dama Suo esta experiencia sobre el cotilleo, que parece no detenerse ante fronteras tan tenues como las que separan ensueños de realidades. Esto es normal en las sonámbulas pero… ¿acaso no vivirán los que presumen de estar despiertos también en un sueño?! 😉

Luna llena

Miro la luna,
hoy se muestra redonda
¡y tan ufana!

Autor: Un botón lunático

Sobre los apegos

Debo dejarte,
pero como oiga el murmullo
del pino que se alza
en el monte Inaba,
volveré corriendo.

Autor: Ariwara no Yukihira. Este poeta vivió a mediados de siglo IX pero yo le entiendo bien, a pesar del tiempo que nos separa. Es una distancia tan ligera como la que nos aleja de nuestros apegos… un murmullo, apenas…

Tachi wakare
Inaba no yama no
mine ni ouru
matsu to shi kikaba
ima kueri komu

“Recolección de moras”

en el crepúsculo
ráfagas de viento y lluvia

luz ardiente que se deshace
y se apaga

ya he dejado de tocar la flauta de bambú

y frente al espejo engastado con flores
ligeramente me maquillo

bajo el vestido de seda púrpura
mi fina piel de nieve

exhala un delicioso perfume

entonces
sonriendo
susurro a mi amado:

“esta noche
tras el dosel de muselina
sentiremos el frescor de nuestro lecho”

“Recolección de moras”, “Cai sang zi” en pinyin. Otra belleza de Li Quingzhao

Siempre

Siempre he sabido que acabaría
tomando esta senda, pero
ayer no sabía que lo haría hoy.

Autor: Ariwara Narihira (825-880) uno de los más antiguos poetas japoneses de la era Heian, y compilador de la primera antología imperial: “Antología de poemas antiguos y modernos” (905). Narihira según Borges, “es un hedonista en un mundo inocente y pagano, no perturbado aún por el Tao y por la recta observación del óctuple camino del Buddha”. Escritor de wakas -o tankas-, la de arriba es la versión de su poema de la mano de Kenneth Rexroth; ésta, la original en romaji:

Tsui ni yuku
michi to wa kanete
kikishi kado
kinô kyô to wa
omowazarishi wo

El alma del poeta en el haiku

“Si buscamos por encima de todo la modestia, escribiremos como Buson. Si nos creemos genios -al margen de que lo seamos o no- haremos el haiku de Bashô. Si somos complejos y valientes, llegaremos a ser Shiki. Si pensamos que somos cultos, como Sôseki. Si somos de ánimo ligero, como Kikaku. Si hemos logrado la plena conciencia de nuestros actos, seremos Santôka. Si nos consideramos espiritualmente realizados, nos veremos siendo Hôsai. Si carecemos de gracia, Ryôkan. Y si lo que piensen de nosotros nos importa un pimiento, nos transformaremos en Issa. Nuestra manera de ser, nuestras virtudes y defectos, se evidenciarán en nuestro haiku y cualquiera podrá allí fácilmente verlos.”

Vicente Haya Segovia en el prólogo a su libro “Haiku-dô – El haiku como camino espiritual” – Kairós – Octubre 2007