Autobiografía

Nací en los suburbios de Boloña,
en un estanque de lotos,
cabeza abajo y pataleando al cielo;
el cielo del somorgujo
era para mí una fuente de asombro.
Mi nombre es Queroqué,
título que yo misma me conferí, naturalmente.
Un día fui atrapada en una red
y llevada sin demora a una universidad,
exactamente, al laboratorio Galvani.
Algunos estudiantes (como suele suceder)
susurrando una barcarola, lo pasaron por alto…
Aquella tarde, en el año 1780,
me abrieron con un escalpelo el abdomen
y el mundo concibió la idea de la corriente eléctrica.
Estaba muerta.
Estaba fuera de este mundo,
el cielo italiano era muy, muy hermoso.

“Queroqué la rana” es un poema de Kusano Shimpei, nacido en Japón en 1903. ¡Me encanta!🙂 Me siento liberada. Y es que el cielo italiano es tan, tan hermoso…

2 responses to this post.

  1. sí, es muy hermoso el cielo italiano
    mejor si podemos admirarlo sin precisar la intervención del escalpelo de los estudiantes de Galvani…
    🙂

    la otra ranita anónima, la de Basho, no pudo verlo… pero creo que no lo supo nunca

    Beso botonil

    Responder

  2. Jajaja! Muy bueno Botón.. de momento, yo lo ví este verano sin escalpelo de por medio😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: