Archive for 29 agosto 2007

el cuco

Para oídos
impuros por sermones,
el cuco.

Autor: Shiki.
En el Japón actual, este haiku es todo un manifiesto religioso cuya idea subyacente es aceptada por el sentir general de los japoneses: un enfrentamiento entre las desprestigiadas religiosidades oficiales y la Naturaleza purificadora. En realidad, fue una respuesta satírica de Shiki a este haiku de Bashô:

Quemando incienso
para los oídos, limpiamente
escucharé al cuco.

con-jugando en clave de amistad

Con luz propia…

Fulge, fulgirá, fulgía,
luce, lucirá, LUCÍA.

Para Lucía, con afecto y gratitud, porque tenemos la suerte de poder acercarnos cada día a su fulgor.

el bosque incenciado

En el interior del bosque incendiado,
frescos los leones se han quedado.

Autor: Rogir Vitrec, del Primer Manifiesto Surrealista (Secretos del Arte Mágico del Surrealismo). Tanto el surrealismo como el zen, usan sistemas irracionales para acceder a una realidad no convencional. Y así:

Pregunta: “¿Donde se encuentra tu lugar de origen?”
Respuestas:”Esta mañana he comido una sopa de arroz pero ahora no tengo hambre.”
(Huang-Lung)

Sobre la plantilla

El tema “Ocadia” que solíamos usar como plantilla en este blog, ha perdido un archivo de imagen y por eso la cabecera no se ve correctamente. Mientras WordPress resuelve el fallo usaremos el tema “Simpla” que es bien bonito, limpio y, como su nombre indica, sencillo.

Tanka bucle

Camino, avanzo,
estoy llegando, ¡ah! ¡si!
No, me equivoqué.
Bucle de tiempo, agua
de lágrima en mi pelo.

Autora: Sonámbula. El tiempo me engaña 😦

el incidente

Vi las primeras nieves.
Aquella mañana olvidé
lavarme la cara.

Autor: No estoy segura, creo que es de Shiki, pero en el libro donde se cita (El imperio de los signos de Roland Barthes) no se explica muy bien. Me gusta este haiku porque he vivido muchos incidentes parecidos: Vi las primeras gotas / aquella mañana / olvidé las llaves del coche… o… Vi las primeras luces / aquella noche / olvidé pagar la cerveza… etc, etc, etc.

Mosquito

Insensible a su fragilidad innata
chupa demasiada sangre para volar.
No codicies las riquezas que pertenecen a otros,
pues algún día las tendrás que devolver.

Autor: Naong (Corea, 1320-1376)… para ponerse a pensar…