Archive for 24 noviembre 2008

Incorporación

Incorporamos al blogroll los Pequeños poemas para tropezar de PreGho, un joven alquimista argentino. Gracias!

Y Corazón de Diamante: “Hacia Todo lo Justo, lo Bueno y lo Bello

Anuncios

Autobiografía

Nací en los suburbios de Boloña,
en un estanque de lotos,
cabeza abajo y pataleando al cielo;
el cielo del somorgujo
era para mí una fuente de asombro.
Mi nombre es Queroqué,
título que yo misma me conferí, naturalmente.
Un día fui atrapada en una red
y llevada sin demora a una universidad,
exactamente, al laboratorio Galvani.
Algunos estudiantes (como suele suceder)
susurrando una barcarola, lo pasaron por alto…
Aquella tarde, en el año 1780,
me abrieron con un escalpelo el abdomen
y el mundo concibió la idea de la corriente eléctrica.
Estaba muerta.
Estaba fuera de este mundo,
el cielo italiano era muy, muy hermoso.

“Queroqué la rana” es un poema de Kusano Shimpei, nacido en Japón en 1903. ¡Me encanta! 🙂 Me siento liberada. Y es que el cielo italiano es tan, tan hermoso…

Hojas rojas de otoño

Pálidas parecen las hojas
rojas del otoño ante las olas
verdes de los campos de arroz.

Autora: Kikusha-Ni, monja Budista condiscípula de Chiyo, cuyo nombre significa “choza de crisantemos”.