Sobre los apegos

Debo dejarte,
pero como oiga el murmullo
del pino que se alza
en el monte Inaba,
volveré corriendo.

Autor: Ariwara no Yukihira. Este poeta vivió a mediados de siglo IX pero yo le entiendo bien, a pesar del tiempo que nos separa. Es una distancia tan ligera como la que nos aleja de nuestros apegos… un murmullo, apenas…

Tachi wakare
Inaba no yama no
mine ni ouru
matsu to shi kikaba
ima kueri komu

2 responses to this post.

  1. !Es exacto!
    Qué bien expresa la debilidad de mi voluntad por llegar al desapego…
    mmm sí, un murmullo apenas…

    Responder

  2. Cuando digo: me marcho
    lo hago con la mirada perdida
    pero me retienen tantas indecisiones
    que basta un silbido del gorrión de tu tejado
    para que olvide que es mejor partir cuando nada nos ata.

    Gracias por recoger tanta sabiduría.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: