Diálogo

En cierta ocasión, Kikaku y Bashô se quedaron contemplando el vuelo juguetón de unas libélulas, hasta que elprimero exclamó:

¡Rojas libélulas!
Si les quitas las alas
son vainas de pimienta.

A lo que Bashô objetó: no, así no, acabas de matar a la libélula. Di más bien:

¡Vainas de pimienta!
Si les añades alas
se vuelven libélulas.

Autores: Kikaku y Bashô, en dos poemas donde el maestro Bashô muestra al discípulo el influjo del Shintô y su carácter divinizador de la naturaleza. Extraído de Hana o la flor del cerezo, de Josep M. Rodríguez.

3 responses to this post.

  1. ¡me encanta!
    mmm matar la libélula o darle vida…
    con el mismo esfuerzo
    ¡quiero la visión positiva del maestro!🙂

    Responder

  2. ¡Cómo cambian las cosas según el punto de vista!
    Besos.

    Responder

  3. Buena lección la del maestro… y buena elección la de dar vida en lugar de arrancar alas. 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: