Seducidas

Seducidas por la brisa cálida
se fueron las flores
sin saber su destino.
Triste, al perderlas
permanece mi corazón solo conmigo.

Autor: Saigyô.

Sólo a un poeta cómo Saigyô se le ocurriría pensar en que las flores podrían ser conscientes de tener destino propio, y unirse a su sentimiento de tristeza. Este precioso poema consigue reflejar una ausencia de dualidad, donde no hay separación entre mundo interno y externo.

3 responses to this post.

  1. Sonámbula, éste es uno de los poemas que más me ha “calado” al leerlo.
    Una verdadera belleza “zen”.

    “… sólo, con mi silencio,
    sólo, si lo rompía también con mis palabras…”

    Y… esas flores seducidas… lanzándose a un destino incierto en pos de la brisa cálida…
    ay!
    🙂

    Responder

  2. “La primavera pasa
    lloran los pájaros y
    son lágrimas los ojos de los peces.”
    Bashô.

    Besos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: