del incesante fluir de la naturaleza

sin viento, el mar tranquilo…
las olas vienen y rompen
blancamente
a lo largo de la orilla…
y nadie para verlo…

Autor: Okimaro – Este poema está recogido en la primera colección de poesía japonesa, la “Manyoshu” (Colección de diez mil hojas)

4 responses to this post.

  1. Lo vemos a través de los ojos del poeta.
    Un abrazo.

    Responder

  2. El goce estético que nos proporciona leerles, Lucía.

    Un abrazo

    Responder

  3. Así, miles de olas a lo largo y ancho del mundo: miles de olas, miles de sonrisas, miles de lágrimas… que nadie ve, y que yo siento.
    Gracias Botón🙂

    Responder

  4. Posted by Jose_ on 23 agosto 2007 at 9:23 am

    Precioso😀

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: