las cosas del mundo

¿Con qué comparar
las cosas del mundo?
Con un barquito
que sale y no deja
rastro de su rumbo.

Autor: Manzei
Contemplando la caída de los pétalos del cerezo es como en la poesía clásica japonesa se recuerda a la muerte (bastante más delicado que cuando Hamlet la hablaba a una calavera).

One response to this post.

  1. Se nos antojan inamovibles y eternas…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: